Tortícolis congénita y lactancia materna.

La tortícolis es una alteración músculo-esquelética que consiste en un acortamiento del músculo esternocleidomastoideo. Este músculo se encuentra situado en la parte anterolateral del cuello y se encarga de inclinar el cuello del mismo lado y rotarlo hacia el lado opuesto. Como resultado, encontramos una limitación del movimiento del cuello.

Pero, ¿y cuál es la relación con la lactancia materna?

Cuando existe una restricción del movimiento del cuello, tendrá limitado un buen agarre de uno de los dos pechos. Por consiguiente, un mal agarre generará una sobreproducción en el pecho dominante y una disminución de la producción en el pecho donde tiene mayor dificultad de succión. Además, el mal agarre puede generar en la madre: dolor, grietas, mastitis subclínica, ingurgitaciones…

¿Aún piensas que no girar el cuello es solo una alteración puramente muscular sin ninguna otra complicación?

La fisioterapia pediátrica puede ayudar a mejorar la tortícolis de tu peque y por consiguiente favorecer la lactancia materna que deseas.

Texto escrito por una de nuestras fisioterapeutas pediátricas–> Sara Martinez

Su instagram –> https://instagram.com/growbabygrow_bysara?igshid=NDA1YzNhOGU=

 

Leave a reply